Zika en Cuba

Diferencias y acuerdos entre Cuba y Estados Unidos un año después de la
reapertura de las embajadas

El embargo a la isla, tipificado por las leyes estadounidenses y cuyo
fin debe ser aprobado por el Congreso, es el principal escollo en las
relaciones entre ambos países

REDACCIÓN, Barcelona 19/07/2016 00:05 | Actualizado a 19/07/2016 14:28
El restablecimiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos cumple esta
semana su primer aniversario. El 20 de julio de 2015 marcó un hito
fundamental en la historia de los antiguos enemigos con la reapertura de
embajadas en La Habana y Washington. En este año ha habido varios
acuerdos clave como reanudar el transporte y las telecomunicaciones
entre ambos países.

No obstante, sigue habiendo grandes diferencias aunque Barack Obama
visitó La Habana en marzo. Fue el primer viaje de un mandatario
estadounidense a la isla en 88 años.

El embargo a la isla, tipificado por las leyes estadounidenses y que en
la votación de la ONU de hace unos meses sólo Estados Unidos e Israel
respaldaron, sigue vigente y es el principal obstáculo.

Entre los asuntos más complicados aún por resolver figura también el de
las compensaciones económicas mutuas por los bienes nacionalizados a
estadounidenses tras el triunfo de la Revolución y por los daños
derivados del embargo económico que reclama Cuba.

Acuerdos
Finanzas y negocios

La empresa pionera en el deshielo financiero entre ambos países fue
Stonegate Bank, que emitió una tarjeta Mastercard que permite hacer
compras en Cuba y pagar en restaurantes y hoteles sin necesidad de
utilizar efectivo.

En septiembre pasado, se procedió a la flexibilización de los viajes
para realizar negocios en Cuba, así como para enviar remesas o facilitar
las telecomunicaciones en la isla, mientras que ya se han presentado
varios proyectos de ley para viajar libremente a la isla que avanzan
sigilosamente en los pasillos del Congreso. Bajo las nuevas normas,
ciudadanos estadounidenses ya pueden establecer y mantener una presencia
física en Cuba, como una oficina o un almacén, en sectores como el
periodístico, el agrícola y la construcción, correo y envíos postales,
telecomunicaciones y empresas de viajes, entre otros.

A lo largo de este año Estados Unidos también permitió la importación de
café y de productos textiles producidos por “empresarios independientes”
cubanos, una medida con un impacto muy limitado pero con la que
Washington busca dejar claro su apoyo al pequeño sector privado de la isla.

El Departamento de Estado actualizó además su normativa para la
importación de bienes producidos por empresarios cubanos que demuestren
su independencia del Estado, creada en febrero de 2015 y que, hasta
entonces, afectaba prácticamente solo a productos artesanos, como la
joyería, la cerámica o las obras de arte. Además, los negocios
procedentes de EE.UU. que se instalen en la isla ya pueden contratar a
ciudadanos cubanos, así como abrir y mantener cuentas bancarias allí.

La compañía estadounidense Cleber LLC ha sido la primera empresa de
Estados Unidos autorizada para fabricar en Cuba. En la Zona Especial de
Desarrollo creada en el Puerto del Mariel, al oeste de La Habana,
construirá tractores de bajo coste con una maquinaria de fácil
mantenimiento para los agricultores cubanos.

Telecomunicaciones

Una de las primeras medidas de Obama tras los históricos anuncios del 17
de diciembre de 2014 fue permitir las llamadas telefónicas directas
entre Estados Unidos y Cuba. Hasta ese momento se hacían a través de
terceros países, lo que aumentaba los gastos y reducía la calidad. La
empresa estatal cubana de telefonía ETECSA firmó acuerdos con las
compañías estadounidenses Sprint, Verizon y T Mobile USA para ofrecer
servicios de itinerancia (roaming) en la isla. También desde diciembre
se ha restablecido el servicio de correo.

Turismo

Washington sigue vetando el turismo en la isla para sus ciudadanos, pero
la reducción gradual de las restricciones de viaje ha significado que
94.000 estadounidenses han visitado Cuba en los primeros cuatros meses
del año, lo que representa un incremento del 93% respecto al mismo
período de 2015. La cadena hotelera Starwood inauguró el hotel Four
Points en La Habana a finales de junio.

Por el momento, los estadounidenses tienen que justificar un interés
cultural, educativo o humanitario para viajar a Cuba, algo que con el
levantamiento del embargo desaparecería totalmente, además de facilitar
las relaciones económicas.

Salud pública

El ministro de Salud Pública de Cuba, Roberto Morales, y la Secretaria
del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Sylvia
M. Burwell, firmaron en junio pasado un convenio para detectar y
responder a enfermedades infecciosas como el dengue, el chikungunya y el
zika.

Transporte

Sin servicio aéreo regular entre Estados Unidos y Cuba durante más de
cinco décadas, el Departamento de Trasporte Aéreo de los Estados Unidos
autorizó a ocho aerolineas norteamericanas viajar a la isla desde
Atlanta (Georgia), Charlotte (Carolina del Norte); Fort Lauderdale,
Orlando, Miami y Tampa (Florida); Houston (Texas), Los Ángeles
(California), Newark (Nueva Jersey) y Nueva York. Además, el primer
crucero de Estados Unidos llegó a la isla en mayo.

Diferencias
Embargo

Desde la década de 1960, Estados Unidos aplica un embargo comercial,
económico y financiero contra Cuba, como respuesta a las expropiaciones
por parte del Gobierno revolucionario a propiedades de ciudadanos y
compañías estadounidenses. El presidente norteamericano, Barack Obama,
ha manifestado la necesidad de levantar el embargo pero la decisión está
en manos del Congreso.

Base de Guantánamo

En 1903, Washington tomó posesión de la Bahía de Guantánamo, en el
oriente de la isla, al considerar que era un punto estratégico para
controlar el Caribe. Cuba pide la devolución de la soberanía del
territorio y considera que el acuerdo para su ocupación es ilegal. Obama
pretendía trasladar a todos los presos de la cárcel de máxima seguridad
allí emplazada.

Derechos humanos

Uno de los temas de mayor tensión entre ambos Gobiernos es la situación
de los disidentes en la isla. Washington pide mejoras para la sociedad
civil y apoya sus actividades en la isla “en defensa de la democracia”,
mientras que las autoridades cubanas tildan a los opositores de ser
“mercenarios al servicio del imperio”.

Política migratoria

Estados Unidos mantiene leyes que benefician a los migrantes cubanos
como la conocida “pies secos-pies mojados” por la que acoge a los
cubanos que toquen territorio nortamericano mientras devuelve a los que
son interceptados en alta mar. También la Ley de Ajuste Cubano permite a
los cubanos después de un año de vivir en Estados Unidos obtener la
residencia permanente. El Gobierno cubano considera que estas leyes
fomentan la emigración y que “conceden a los ciudadanos cubanos un trato
migratorio preferencial y único de su tipo en el mundo”.

La más reciente crisis de la inmigración cubana tuvo lugar en los
últimos meses de 2015 en Costa Rica y Panamá, donde miles de cubanos que
viajaron vía Ecuador -país que entonces no les exigía visa- quedaron
varados tras la negativa de Nicaragua a permitirles el tránsito para
llegar a México y cruzar la frontera con EE.UU.

No obstante, el diálogo sobre migración era uno de los escasos contactos
bilaterales que mantenían EE.UU. y Cuba antes del restablecimiento de
relaciones diplomáticas anunciado en diciembre de 2014 y desde entonces
han celebrado varias rondas de conversaciones sobre ese tema.

La base del diálogo migratorio bilateral radica en los acuerdos de 1994
y 1995, por los que Cuba y EE.UU. se comprometieron a mantener una
inmigración “segura, legal y ordenada” para evitar la repetición de
crisis migratorias como la de esos años, cuando decenas de miles de
“balseros” trataron de llegar en frágiles embarcaciones.

Fugitivos

Estados Unidos pide la repatriación de fugitivos de la justicia que
viven en la isla. El FBI reclama a Joanne Chesimard, Charles Hill y
Cheri Laverne Dalton, que están acusados de asesinato mientras
pertenecían a organizaciones que reivindicaban la autodeterminación de
los aforamericanos en Estados Unidos. También reclama a los
independentistas puertorriqueños Victor Manuel Gerena y William Morales.
La diplomacia cubana siempre ha defendido los derechos “legítimos y
soberanos” de su país para ofrecer asilo político a quienes considera
han sido perseguidos.

Source: Diferencias y acuerdos entre Cuba y Estados Unidos un año
después de la reapertura de las embajadas –
www.lavanguardia.com/internacional/20160719/403305390496/diferencias-acuerdos-cuba-estados-unidos.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *